Artículos

Intro

Antes de embarcarnos en una relación de pareja, de dejar de ser “tu” a convertirte en “nosotros”, deberías cuestionarte: ¿El hecho de ser dos complica o facilita mi existencia?, ¿Necesito a alguien en mi vida o prefiero vivirla solo/a? ¿Me sentiré mal por no haber encontrado pareja? Ya tengo 30 años y soy soltero/a!

Vivimos en un tiempo en el cual estamos obligados a avanzar en medio de continuos cambios determinados por una sociedad demandante que se halla en permanente innovación y evolución. La relación de pareja esta directamente afectada por ello, cada día son mayores los requerimientos que debemos cumplir como individuos altamente competitivos: estudiar, especializarnos, sub especializarnos, trabajar, lograr dependencia económica, desarrollarnos, viajar, etc. Ocupando todo esto una gran parte de nuestros días, nos preguntamos entonces donde está el tiempo y espacio para invertir en la búsqueda, conquista, consolidación y sostenimiento de una pareja.

Cada uno somos seres únicos, irrepetibles, sujetos marcados y moldeados por nuestros primeros años de vida, la educación y enseñanzas inculcadas, crisis familiares, situaciones traumáticas, pérdidas de seres queridos, migraciones, mudanzas nos hacen individuos únicos con vivencias propias. Nos cuestionamos entonces si estas situaciones afectan nuestra autoestima, auto confianza, las emociones, el estilo de pensamientos y forma de relacionarnos con los demás y especialmente en nuestra convivencia de pareja, Son muchos las interrogantes ante este gran reto: vivir solo o en pareja?.

La transición en tu vida, al decidir vivir en pareja, arrastrados la mayoría de las veces del gran enamoramiento, sintiendo no poder vivir el uno sin el otro, coloca a las parejas en una situación totalmente desconocida, quizás agradable y maravillosa en los primeros días y meses de convivencia, luego los primeros desacuerdos, conflictos te sacudirán y dejaran ver que “no soy solo yo”, “somos los dos”.

Siempre que una relación de pareja este establecida en sólidas bases de amor, comunicación, comprensión y respeto podrá crecer, desarrollarse y sobre todo mantenerse y fortalecerse ante las vicisitudes y vaivenes del diario convivir en el descubrimiento del uno al otro. De no ser así fácilmente llegaras a crisis, separaciones, divorcios con inevitables afectaciones psicológicas, económicas y daños muchas veces irreparables.

Es necesario hacerte una valoración de tu persona, reconoce actitudes y reacciones que te causan conflictos, analiza situaciones no resueltas de mucho tiempo atrás que te afecten, fomenta tu autoestima, valorízate por tus cualidades y virtudes y crece en auto confianza y fortaleza.

La comunicación es esencial en la vida y básica en relación de pareja, debemos hacerlo interesándonos realmente en el otro, aprendiendo a escuchar, colocándote en el lugar del otro, otorgándote el tiempo necesario para ello, esto te ayudara a un mayor y mejor entendimiento y conocimiento de tu pareja. Ante todo evita todo tipo de maltratos, gritos, ofensas e injurias que a la larga únicamente deterioran la relación.

Solo siendo autentico y transparente puedes tener una comunicación profunda con tu pareja, sintiendo que tus sentimientos y pensamientos concuerdan con tus acciones, únicamente entonces crecerá tu capacidad de darte, de entregarte en una relación sólida y profunda. Solamente expresando, cultivando y cuidando del mas grande sentimiento de amor hacia tu pareja desarrollaras una comunicación mutua, una total entrega y disfrutaras de una sexualidad plena y satisfactoria cristalizándose así tu vida en pareja y familia.

Dra. Olga Siavichay Vélez
Psicóloga Clínica- Psicoterapeuta